viernes, 9 de diciembre de 2016

Panorámicas, perspectivas, personas

Este último trimestre ha estado repleto de actividad. Un año más coordino Pepitas. Cultura de la Igualdad para la Diputación de Badajoz, al que este año se suma el programa "Hypatias. Clubes de lectura con perspectiva de género" en otras cinco localidades de la provincia. También arrancaron los clubes de lectura de Mérida, el de adultos (15 años ya) y el juvenil. Me llamaron desde Llerena para impartir un Taller literario (AUPEX) en esa hermosa localidad y allí me esperaba un entrañable grupo de entusiastas escritoras. Así pude conocer también a Paco, un hombre capaz de recorrer más de 200 kilómetros sólo para asistir al taller (¡eso es amor por la poesía!). En Mérida volvimos a sacar la poesía (y el vino) a la calle y nos pusimos moraos de versos y zumo de uva. En medio del camino, panorámicas y perspectivas, personas que vienen y van, ciclos que se cierran y etapas que se abren. La vida, sin ir más lejos.  


Club de lectura de Mérida. Juntos cada jueves desde 2003.
(BIblioteca Pública del Estado Jesús Delgado Valhondo de Mérida)



Presentación PEPITAS en Castuera.
(Programa Pepitas. Cultura de la Igualdad)



Debate en torno al documental "Las Sinsombrero"
(Programa Pepitas.Cultura de la Igualdad)



Club de Lectura Juvenil de Mérida 
Biblioteca Pública del Estado Jesús Delgado Valhondo




Charla "Lilith y las demás" en la Biblioteca Municipal de Puebla de la Calzada.
(Pepitas. Cultura de la Igualdad)



Charla "Lilith y las demás" en la Biblioteca Municipal de Castuera.



Taller Literario de Llerena.
(Universidad Popular de Llerena)


Taller de escritura creativa. Obreros y obreras de la palabra. 



Recital "El alma del vino" a cargo del Club de Lectura Jesús Delgado Valhondo 
(Restaurante Gulae. Mérida)



Primera sesión en el Club de lectura con perspectiva de género en Alange.
(Programa Hypatias)


Durante el fallo del Certamen de Relatos de la UNED


sábado, 5 de noviembre de 2016

Llerena, ciudad de las Luces

Cada miércoles, al traspasar la puerta del Complejo Cultural La Merced de Llerena, lo primero que llama mi atención es la continua actividad: allí un grupo de mujeres practica pilates mientras otras, allá, restauran tallas y pintan lienzos encaramadas a andamios y escaleras; en otra dependencia, un nutrido grupo de jóvenes y mayores aprende diseño digital; en la planta alta del noble edificio se imparte un curso de meditación y relajación. Nada perturba, sin embargo, la paz cartesiana del claustro. En una sala me esperan las compañeras y compañeros del taller de escritura creativa que imparto desde octubre. Ellas puntuales, rigurosas, pacientes, me reciben con sus mejores sonrisas. Él, Paco, único varón del grupo tras la ausencia de Basilio, viene desde Badajoz sólo al taller. "Mi pasión es la poesía -me dice-, por eso vengo gustoso a tu clase". Sus 234 kilómetros de ida y vuelta no sólo reafirman su pasión por la poesía, también la mía. Así es un placer.  


Mientras todo esto sucede, en la planta alta Manolo se encarga de organizar la agenda cultural del centro, atender a los distintos colectivos y velar, en fin, por el perfecto funcionamiento de las actividades, acogiendo todas las inquietudes culturales y sociales que la ciudadanía propone. Me explica que el Complejo Cultural funciona así porque desde la concejalía de cultura confían abiertamente en su criterio profesional, delegando en él la programación y gestión de este centro así como la del Museo Histórico, otro importante centro cultural de la ciudad. Con rayana desenvoltura me explica que en ocasiones su trabajo requiere, como ayer, trabajar en día festivo. 



Busco un rato para encontrarme con una de las bibliotecas más espectaculares de Extremadura, ubicada en una antiguo centro hospitalario de la Orden San Juan de Dios. Es la Biblioteca Municipal Arturo Gazul, el mejor ejemplo en nuestra región de adaptación de un espacio religioso a un ámbito de cultura. Al frente de este centro del saber se encuentra Francisco Javier Mateos -Curro para los amigos-, bibliotecario y coordinador de diversas actividades de dinamización lectora entre las que destaca un nutrido club de lectura. Pasar allí las horas supone el más dulce cautiverio que uno puede imaginar.

Entre libros, cuentos, poemas y palabras cae la noche mientras busco un rincón donde tomar un buen café. Lo mejor en estos casos es dejarse guiar por el olfato. Mi fino instinto me conduce hasta una taberna en la Plaza Mayor, justo entre la casa-taller donde vivió y trabajó Zurbarán y la figura del insigne pintor coronada en estatua a los pies de la iglesia: buena música, ausencia de televisores y un camarero amable ¡qué más se puede pedir! Ah, sí: un precio justo. Nada de tratar a los clientes como vulgares turistas. 

Abandono la ciudad con el murmullo metálico de los últimos negocios persiguiendo mis pasos. Todavía el encanto añejo de una juguetería me detendrá unos minutos frente al escaparate donde el reflejo de un niño contempla "cacharritos" que ya creía olvidados. 


Camino del coche me toparé aún con la Escuela Municipal de Música, que refulge con un jolgorio y una intensidad que ya quisieran algunos conservatorios. Pequeños y mayores a lomos de sus instrumentos doman esa fiera incasable llamada "técnica". De los altos ventanales desciende el Ave Verum como una bendición. Quedo mudo, sentado en un banco, dejándome empapar por el tono grave, solemne, de las voces. Se posan en mi memoria unos versos de Valente: "si este eterno es verdad, merecería / la pena haber venido / estar presente, dios, en esta cita tuya no anunciada"

Sí, es hora de marchar. 







lunes, 24 de octubre de 2016

Otro tren perdido


Mientras Trujillo juega a ser el pueblo más "bonito" de España, el ayuntamiento ni siquiera se presenta a las ayudas para la contratación de gestores culturales que concede la Junta de Extremadura. 

PRESIDENCIA DE LA JUNTA 

RESOLUCIÓN de 13 de octubre de 2016, de la Secretaría General, por la que se resuelve la concesión de ayudas destinadas a la contratación de Gestores Culturales por los municipios, entidades locales menores y mancomunidades de municipios de la Comunidad Autónoma de Extremadura para el año 2016. (2016061549)

La Cumbre, por cierto, renuncia a la contratación de dos gestores (ver última página).

En fin, la cultura, ya se sabe...

sábado, 22 de octubre de 2016

24 horas

Al cabo del día, gobernando o vencido, llegar a la cama como quien regresa de tierra incógnita. Haber atravesado lugares, palabras, rostros, con infranqueable alegría. Pues allí donde el azar nos quiso fieles, soldadesca humilde y bárbara arrasando la vida, cada instante fue debidamente amado, cada encuentro fue gozado, sufrido y olvidado en pocas horas. Y sólo entonces -extenuados músculos, pensamiento a la deriva- encaminarnos al origen de un nuevo destino aún por escribirse. Hasta llegar aquí, a la espesura del sueño por donde ahora avanza mi cuerpo inerme, mientras el alma, ya en guardia, anuncia la próxima aventura.

Una opinión al respecto

Se puede hablar de toros sin escuchar a las partes.
Se puede hablar de feminismo sin preguntar a las mujeres.
Se puede hablar de terrorismo sin conocer ese drama.
Se puede hablar de política sin saber qué representa.
Se puede hablar de economía sin comprender cómo funciona.
Se puede hablar de todo sin tener idea de nada.

Pero nunca tendremos una opinión al respecto.

sábado, 15 de octubre de 2016

Dylan II

"Viva la baja kultura" vociferaba la plebe. "Arriba la excelsa cultura" esgrimían los eruditos.

Entre unos y otros él pasó cantando, sin detenerse, durante medio siglo.

Dylan

Lo que Dylan ha unido que no lo separe el Nobel.

Nuevas tendencias en la poesía

Para Juan Luis Calbarro y Eduardo Moga.


Ayer estuve en un recital de poesía. Qué poca vergüenza: nadie se subió a una silla ni usó megáfono. Nadie se tiró por los suelos ni chapurreó versos con una guitarra. Tampoco hubo quien se atreviera a desnudarse, a blasfemar, a soltar tacos... ni siquiera a engolar la voz. Los dos autores, sentados frente a una mesa atestada de libros, se limitaron a hablar -con perpleja serenidad- de islas, de tronos, de reyes y de trolls, de palinsestos, de Borges, de irracionalismo y de haikús, de paisajes interiores, de nieblas, de naufragios... Mientras, el público, expectante y en completo silencio, aprendía.

¡Adónde vamos a ir a parar!